El ilustrador peruano que no publicó en The New Yorker

El sábado 22 de julio, la revista Somos del diario El Comercio publicó un artículo sobre el artista peruano Cristhian Hova, quien, decía la nota: “ha ilustrado cuatro portadas alternativas de películas de Marvel, 11 para DC Comics y una para Century Fox. Además, tres tapas para la revista The New Yorker”.

Fue esto último lo que me llamó la atención. Yo he visto el trabajo de Hova antes. He sonreído, como muchos, ante el nostálgico y sutil sentido del humor de la que debe ser su obra más conocida: Helado Oscuro, un retrato de Darth Vader sosteniendo una paleta negra de helado -un Jet de D’onofrio para los peruanos- mordisqueada en la mano derecha.

a70f11a031ed5c96357fd24c7cdde2fd.jpg

De hecho, como buen fanático de Batman, tengo uno de sus afiches homenaje al Caballero de la noche. Pero, además, soy subscriptor de The New Yorker desde hace años. Al igual que mi esposa, Elda Cantú, que fue quien me mostró el artículo sobre el ilustrador peruano que hacía portadas de nuestra revista favorita. Snobs, nosotros, nos dijimos: ¿Cómo es posible que un artista peruano haya publicado no una sino varias veces en The New Yorker -portadas, de hecho- y no nos hayamos dado cuenta?

En el artículo de Somos un recuadro indicaba que “Este año, por medio de un ilustrador de The New Yorker que conoció, la revista lo contactó para que produzca algunas portadas. A la derecha, Donald Trump protagonizó alguna de ellas”.

La “portada” en cuestión es esta:

ruhbn11icg8e9bagnizy.png

No recordaba haber visto nunca esa imagen en The New Yorker, y mucho menos en portada, así que de inmediato fui al archivo digital de la revista. Había algo familiar en la ilustración, además del trazo de vectores que ha hecho reconocible el trabajo de Hova, pero en ese momento todavía no sabía qué. En el archivo del New Yorker revisé todas las portadas de la revista entre 2016 y 2017, un total de 75, ninguna de las cuales mostraba la ilustración del artista peruano. Había una, publicada en el número del 23 de enero de 2017, con motivo de la toma de poder de Trump, que tenía un vago parecido temático. Aun cuando el trazo de su autor, Barry Blitt, no tiene ninguna semejanza con el de Cristhian Hova:

blitt.car-final.gif

Intrigado, me fui a revisar la página pública de Facebook de Hova, a ver si había algún error y la ilustración en cuestión había aparecido en alguna otra página de The New Yorker. De ser así, seguramente el ilustrador había compartido en sus redes sociales la página correcta. Ahí encontré esto:

Screen Shot 2017-07-24 at 7.21.24 PM.png

La ilustración, entonces, según esa imagen compartida por Cristhian Hova en su página de Facebook, no había sido portada sino que había ilustrado un artículo en las páginas interiores de la versión impresa. Un artículo escrito por Jeffrey Frank y titulado Trump Can’t Stop Himself. Para cualquiera familiarizado con el diseño de The New Yorker, esa página resulta extraña. No se parece en absoluto a la icónica y clasicista maqueta de la revista.

De todas formas, busqué el artículo en el archivo digital. Nada. No existía. Lo siguiente fue buscar artículos de Jeffrey Frank sobre Trump en newyorker.com. Ahora sí. El artículo existía, solo que nunca se publicó en la revista impresa. Apareció en una sección de la web llamada Daily Comment, donde distintos autores escriben textos cortos comentando noticias del día.

Esta es la cabecera del artículo de Jeffrey Frank, como apareció publicado el 14 de marzo de 2017 en la página web de The New Yorker:

20170724_200946

La imagen que ilustra la nota es una fotografía de Al Drago, fotógrafo de The New York Times, y, como cualquiera puede ver, no un trabajo de Cristhian Hova. Este hallazgo hizo que me sumergiera de lleno en la página de Facebook de Hova y en su cuenta de Instagram, a la que también había llegado buscando la dichosa portada de The New Yorker. En Somos hablaban no de una portada, sino de tres. No tuve que buscar mucho más. Las redes sociales de Hova son pródigas en muestras de su trabajo.

El 16 de marzo, el ilustrador compartió esta imagen en su cuenta de Instagram:

Screen Shot 2017-07-25 at 9.28.17 AM

Al parecer, otro trabajo suyo había aparecido en las páginas de The New Yorker. De hecho, en una entrevista aparecida en la sección postdata del diario El Comercio el viernes 7 de abril de 2017, el periodista Renzo Giner Vásquez dice lo siguiente: “El año pasado uno de sus dibujos acompañó la nota que hizo The New Yorker tras la muerte de David Bowie y en marzo de este año volvieron a recurrir a él para graficar al presidente Donald Trump”. A continuación, Giner Vásquez le pregunta al artista: “¿Cómo te contactó The New Yorker?”, a lo que Hova responde: “A través de una agencia con la que trabajo. Yo solo hice el dibujo y ellos se encargaron de todo”. El mismo ilustrador compartió ese día la entrevista en su cuenta de Instagram:

Screen Shot 2017-07-25 at 10.23.35 AM.png

Una vez más, hay algo muy extraño en esa página de The New Yorker ilustrada con una imagen de David Bowie obra de Hova. La maqueta dista bastante del estilo clásico de la revista. Así que volví a newyorker.com. Bastó buscar el titular de la nota publicitada por Hova en su Instagram para llegar al artículo original:

Screenshot_20170725-111346

Es una nota de la periodista Sarah Larson, corresponsal de Cultura de newyorker.com, que no se publicó en la versión impresa de la revista ni fue ilustrada con el trabajo del artista peruano. Pero no sólo eso. La primera línea del artículo posteado por Hova en Instagram dice: “This was not supposed to happen”, mientras que la nota de Larson empieza así: “Like many of us who adored David Bowie, I’ve had his music in my head lately”.

¿De dónde había salido esa primera línea? Una vez más, Google tenía la respuesta. Una sencilla búsqueda me llevó a otro artículo publicado en la web de The New Yorker, esta vez obra del crítico de arte de la revista, Hilton Als, titulado Postscript: David Bowie, 1947-2016. Esta es la cabecera de la nota, una vez más, publicada únicamente en la página web de The New Yorker:

Screenshot_20170725-113242

Y este es su primer párrafo, de donde sale la primera línea de la página publicada por Hova en su cuenta de Instagram:

Screen Shot 2017-07-25 at 11.33.39 AM

Alguien, no podía saber quién pero tenía una sospecha, había fabricado esa otra página de The New Yorker, cogiendo un titular de aquí, un arranque de artículo de allá, y pegando una ilustración obra de Cristhian Hova.

La supuesta relación del ilustrador, siempre según sus redes sociales y sus declaraciones en entrevistas (y los crédulos periodistas que las repetían sin verificación alguna), con The New Yorker no quedaba aquí. El 16 de abril de 2017, Hova posteaba esta nueva página en su cuenta de Facebook:

Screen Shot 2017-07-25 at 12.01.47 PM

A diferencia de los otros artículos, este relato de Stephen King sí había sido publicado en las páginas de la revista impresa de The New Yorker. Apareció en el número del 9 de marzo de 2015 y fue ilustrado de esta manera:

Screen Shot 2017-07-25 at 12.17.25 PM

La ilustración pertenece al artista Jon Gray, no a Cristhian Hova. La siguiente página, donde comienza el texto del relato, es esta:

Screen Shot 2017-07-25 at 12.20.35 PM

De hecho, en la entrevista de El Comercio de abril de este año, el periodista Renzo Giner Vásquez señala que la primera colaboración de Hova con The New Yorker fue la imagen que “acompañó la nota que hizo The New Yorker tras la muerte de David Bowie”. Bowie murió el 10 de enero de 2016, así que, según el relato del periodista y del propio Hova, es imposible que el artista haya realizado una ilustración para The New Yorker para un relato que se publicó casi un año antes, en marzo de 2015. Las fechas, además de la maqueta de las páginas, el archivo de la revista impresa, las notas de la página web y demás evidencia, no cuadran.

Como tampoco cuadra esta otra supuesta página de The New Yorker que Hova publicó en sus cuentas de Facebook e Instagram hace poco más de un mes, el 2 de junio de 2017:

Screen Shot 2017-07-25 at 12.06.34 PM

De nuevo, el artículo que se supone ilustra la imagen del artista peruano, escrito por John Cassidy y titulado “Donald Trump’s ‘Screw You’ to the World”, fue publicado únicamente en la página web de la revista, nunca en la versión impresa:

Screenshot_20170725-125437

Y, una vez más, había sido ilustrado con una fotografía y no con una obra de Cristhian Hova, como mostraba la página que el artista había posteado en sus redes sociales.

A través de un amigo periodista que trabaja en The New Yorker, me comuniqué con Genevieve Bormes, asistente editorial de la editora de Arte de la revista. En un email le envié las imágenes con ilustraciones de Hova que él mismo había posteado en sus redes sociales y le pregunté si podía confirmarme que esos trabajos habían sido encargados y publicado en la revista o no. Un par de horas después, Bormes respondió: “Hasta donde tengo conocimiento -la expresión en inglés es ‘To the best of my knowledge’, una formalidad habitual en las comunicaciones oficiales-, puedo afirmar que este artista no tiene relación alguna con The New Yorker ni con sus portadas”.

Con esa confirmación, decidí ponerme en contacto con los periodistas de Somos y El Comercio, que habían escrito o editado artículos sobre la obra de Cristhian Hova en los que se mencionaban las portadas que supuestamente había hecho para The New Yorker.

Primero llamé a Rafaella León, editora de Somos, para contarle lo que había encontrado y preguntarle si ellos, en la revista, habían realizado algún tipo de comprobación. León respondió que no. A continuación me explicó que Cristhian Hova había ido a la entrevista acompañado de dos personas de la agencia de comunicación con la que trabaja, que la revista recibió un USB con el dossier del artista y ellos dieron por bueno todo lo que afirmaba. “Fue un acto de fe”, me dijo León cuando insistí y le pregunté si en ningún momento se les había cruzado por la cabeza verificar si en efecto el trabajo del ilustrador había aparecido en The New Yorker.

Luego de hablar con León, llamé a Renzo Giner Vásquez, autor de la entrevista publicada en abril de 2017, quien había escrito: “El año pasado uno de sus dibujos acompañó la nota que hizo The New Yorker tras la muerte de David Bowie y en marzo de este año volvieron a recurrir a él para graficar al presidente Donald Trump”. Giner se mostró tan sorprendido como Rafaella León cuando le comenté lo que había encontrado. Le pregunté de dónde había sacado que The New Yorker había publicado ilustraciones de Hova. A lo que respondió de inmediato: “Me lo dijo él. Y estaba en la nota de prensa cuando me ofrecieron la entrevista”. Así que repregunté: ¿En ningún momento verificaste si en efecto se habían publicado? “No”, me dijo Giner. 

Después de esto, hablé con la autora de la nota en Somos, Brunella Vásquez. Su editora, Rafaella León, me facilitó su número de teléfono. Cuando me comuniqué con ella, Vásquez me dijo que León le había contado lo ocurrido. Después de hablar con su editora, me dijo, llamó a la responsable de la agencia y le explicó lo que pasaba. “Ella está haciendo todas las averiguaciones del caso”, me dijo Vásquez. Una vez más, como había hecho con León y Giner, le pregunté a Vásquez si en algún momento se le había ocurrido verificar si lo que decía Cristhian Hova, que The New Yorker había publicado varias portadas realizadas por él, era cierto. Al igual que sus colegas, Vásquez me dijo que no.

Ni bien colgué con Vásquez, llamé a la responsable de la agencia de relaciones públicas que maneja la comunicación de Cristhian Hova para solicitarle que me contactara con él. Le dije que Brunella Vásquez, de Somos, me había dicho que la había llamado antes y explicado la razón de mi interés. La responsable, que me pidió que no mencionara su nombre, me explicó que ella se había sorprendido también y que había hablado con Hova para exigirle que le explicara qué estaba ocurriendo. Las respuestas que le dio, que una supuesta galería de arte en Estados Unidos le había solicitado realizar unas ilustraciones para homenajear portadas de The New Yorker, con consentimiento de la revista, no la convencieron y su agencia había decidido ya terminar la relación laboral con el artista.

Cuando le pedí que me pusiera en contacto con él, me dio su teléfono y me dijo que le había recomendado que aceptara conversar conmigo y, sobre todo, que tuviera a mano el supuesto email o recibo o lo que fuera que comprobaría el pedido de la galería. “Porque si no aclara esto resulta que le ha mentido hasta al curador de su exposición en Índigo, donde hay una línea de tiempo que señala que ha publicado trabajos en The New Yorker”, me dijo.

La explicación, por supuesto, resulta bastante improbable. Sobre todo cuando desde el mismo The New Yorker, recordemos, la asistente editorial de la editora de Arte señala que: “hasta donde sé, puedo afirmar que este artista no tiene relación alguna con The New Yorker ni con sus portadas”. Y cuando las páginas fabricadas que Cristhian Hova publicó en sus redes sociales no corresponden a portadas sino a supuestas páginas interiores de la revista.

Las publicaciones de Cristhian Hova en The New Yorker no son el único caso sospechoso que he podido desenredar echando un vistazo a sus redes sociales, haciendo uso de Google y redactando unos cuantos emails y mensajes de Facebook messenger.

El 27 de marzo, Hova publicó en su página de Facebook esta imagen:

Screen Shot 2017-07-24 at 10.54.39 AM.png

Pero si uno descarga la imagen de Gallagher sosteniendo el cuadro y realiza una búsqueda en Google Images, se encontrará con que la foto ha sido modificada, tomando como base esta otra:

Screen Shot 2017-07-25 at 3.04.17 PM.png

El 19 de marzo, Daniel Pitts, un artista inglés residente en Manchester, compartió en sus varias redes sociales la imagen de Liam Gallagher sosteniendo un cuadro pintado por él. El cuadro era un homenaje a la portada del soundtrack de la película Quadrophenia. Luego de encontrar la imagen, contacté a Pitts a través de Facebook messenger. Me respondió de inmediato.

Antes de explicarle la razón de mi mensaje, le pregunté si podía decirme cuándo, dónde y quién había tomado la foto de Gallagher sosteniendo su cuadro que estaba en su página de Facebook. Pitts me dijo que la foto fue tomada el 17 de marzo por una amiga suya que conoce a Liam Gallagher y que le habló al músico del trabajo del pintor. O sea, 10 días antes de la primera publicación de Hova. Digo primera porque un par de meses después, el 4 de junio, el artista peruano volvería a compartir la misma imagen de Gallagher con su ilustración. Esta vez en su cuenta de Instagram:

Screen Shot 2017-07-24 at 11.56.48 AM.png

Al terminar de hablar con la responsable de la agencia de comunicación que trabajaba con Hova, lo llamé una decena de veces. No hubo respuesta. Le dejé un mensaje de voz y varios mensajes a través de messenger en sus dos cuentas de Facebook. La responsable de comunicación me escribió minutos después diciéndome que el ilustrador le había escrito por whatsapp diciéndole que tenía varias llamadas perdidas y que ella le había dicho que “conteste y que asuma lo que tenga que asumir”. Las llamadas eran mías. La responsable de la agencia me pidió un momento para volver a hablar con él. Segundos después me escribió: “Nada, a mí tampoco me contesta”.

ACTUALIZACIÓN

A las 5:09 pm del 25 de julio, poco más de dos horas después de publicado este artículo en No hemos entendido nada, el ilustrador Cristhian Hova publicó este mensaje en su página de Facebook:

Screen Shot 2017-07-25 at 5.24.32 PM

ACTUALIZACIÓN

A las 8:11 pm del 25 de julio, tres horas después de que Cristhian Hova admitiera haber mentido acerca de la publicación de sus trabajos en The New Yorker, el diario El Comercio publicó esta nota de disculpas en su página web:

Screen Shot 2017-07-25 at 8.29.12 PM

ACTUALIZACIÓN

El 26 de julio a las 10:00 pm, un día después de que el diario El Comercio publicara una disculpa en la sección de Opinión de su página web, la revista Somos publicó una nota titulada Hova desenmascarado y cuya bajada dice: “Disculpas a propósito de la tinta aguada de un ilustrador con más licencias imaginativas que portafolio”. El cuerpo de la nota es el siguiente:

Screen Shot 2017-07-27 at 7.08.03 AM

 

117 comentarios en “El ilustrador peruano que no publicó en The New Yorker

    1. Jorge Esteban dijo:

      claro, el mierda y el resentido social es el periodista que hace su trabajo… y el ilustrador que miente para hacerse de guita, exponer en galerias con trabajos falsos, y hacer notas de prensa con un curriculum de fantasia… pobre!!! #todossomoschristianhova no? no haz entendido como va la vida Javier Perales!!

      Le gusta a 2 personas

    1. Miri dijo:

      Envidia? Él es un periodista y está dándole cátedra a los ineptos trabajadores de El Comercio. Si en verdad ubieran hecho un buen trabajo de investigación Diego no sería el que estuviera haciendo esta publicación. Envidia? De hacerse méritos propios a base de puras mentiras? Quién puede envidiar eso?

      Le gusta a 1 persona

      1. Sergio dijo:

        Cierto. Ahora resulta que investigar es malo. Increíble. Y, lo peor, hay quienes creen que esta excelente labor de investigación es motivada por la envidia. ¡País de cuarta, sin duda!

        Le gusta a 1 persona

    2. Jorge Esteban dijo:

      claro, el mierda y el envidioso es el periodista que hace su trabajo… y el ilustrador que miente para hacerse de guita, exponer en galerias con trabajos falsos, y hacer notas de prensa con un curriculum de fantasia… pobre!!! #todossomoschristianhova no? no haz entendido como va la vida Rose!!

      Me gusta

  1. Domingo dijo:

    Una pena… buen dibujante, tiene talento, pero no puede pretender crearse una supuesta fama a base de mentiras y menos ahora cuando existe el internet y las redes sociales; se derrumbó todo como un castillo de naipes, perdió todo… A empezar de nuevo

    Me gusta

  2. Acabo de encontrar más información: Sobre esta supuesta exposición en Francia: https://www.facebook.com/CristhianHova/photos/a.111788559026042.1073741828.111782865693278/560678907470336/?type=3&theater

    No aparece como uno de los 50 artistas que participó.

    http://www.startrek.com/art_exhibition?page=1

    Igualmente he buscado sobre su trabajo con Warner, 20th Century Fox , Marvel y DC y, como era de esperar, no he encontrado nada.

    Además, ha copiado en más de una ocasión

    https://imgur.com/a/gIadO

    Muchas gracias por tan valiosa labor!

    Le gusta a 1 persona

    1. Sergio dijo:

      Es decir, ¡una farsa total! Y los “periodistas” de El Comercio, ni siquiera tuvieron el mínimo interés en contrastar una de las ilustraciones. La prensa peruana cada día más fatua e insulsa.

      Le gusta a 1 persona

  3. Tu investigación me ha parecido fascinante, también la nota sobre la BBC. Soy estudiante de Ciencias de la Comunicación y pienso especializarme en Periodismo, aunque a veces dudo sobre lo buena que puedo ser en ello, trabajos como el tuyo me resultan muy inspiradores y me hacen realmente amar mi carrera. No creo que leas esto, pero de todas maneras gracias.

    Le gusta a 1 persona

  4. Es tristísimo ver que el talento y creatividad se van al caño por querer ser alguien que no se es. Hova no necesitaba más para mostrar su gran talento, y eso nadie se lo va a quitar, pero solito se ha quitado algo más preciado que el oro, el buen nombre. Una pena. Y

    Me gusta

  5. iaq66 dijo:

    Muy interesante, Diego. Lo más asombroso es que aún haya personas que insistan en estas prácticas en plena era digital, que nos ofrece herramientas adecuadas para una rápida verificación.

    Me gusta

    1. Miri dijo:

      Se llama investigación, descubrir la verdad. Sin propósitos personales. Ya las consecuencias son depende del tipo de acto cometido en este caso ser destruído su ‘preciado’ ego. Pobrecito!

      Me gusta

    1. Miri dijo:

      Sí mejor lo ubiera llamado , con gusto le hubiese contestado y confesado todo. y claro le bajaba unos billetes y todo fresh como es de costumbre. Qué mal este periodista! Por qué no es como los demás ahh?! Chamare oe!

      Le gusta a 1 persona

      1. Jorge Esteban dijo:

        claro, el pesado y el resentido social es el periodista que hace su trabajo… y el ilustrador que miente para hacerse de guita, exponer en galerias con trabajos falsos, y hacer notas de prensa con un curriculum de fantasia… pobre!!! #todossomoschristianhova no? no han entendido como va la vida Alberto y Miri!!

        Le gusta a 1 persona

  6. Hola, acabo de leer su nota, felicitaciones su trabajo de investigación es grandioso, algo que debería ser el pan de cada día de todo buen periodista, pero al parecer no lo es, y eso es lo mas sorprendente !!!
    ¿Es que en nuestro país aun hay muchos incautos o el día de los inocentes se adelanto y nadie se entero???
    Que paso, Soy una diseñadora gráfica que trabaja en esto esporádica mente y que gusta de todo lo relacionado al arte en todas sus variantes, claro que tenia en seguir a Hova en facebook y Behance, su trabajo de vectores es muy bueno, su humor sano y todo lo demás… De hecho no recuerdo haber leído su resumen autobiográfico o notas de sus trabajos, simplemente disfrutaba ver sus trabajos recuerdo darle likes, escribir comentarios positivos de sus obras, ahora todo se mancho.
    No entiendo ¿¿¿Por qué mentir así??? Supongo que para obtener mas exposición o trabajos bien remunerados, no sé… ¡Es una pena!
    Sus disculpas se parecen a las del grupo Gloria por su marca de leche, que no era leche solo cabía matar a la vaca y asunto olvidado.
    Pero sabemos que no es así, la pasan mal y Hova seguro igual.
    Si Hova ama los vectores, esta es una buena oportunidad de reinventarse y que sea su arte que hable por èl, la tableta no se mancha.

    Me gusta

      1. Por eso digo “Si Hova ama los vectores, esta es una buena oportunidad de reinventarse y que sea su arte que hable por él”, Pero si eso esta fuera de sus capacidades…. Simplemente que se dedique a otra cosa y no siga engañando a las personas, porque ahora sabe cuales son las consecuencias en carne propia.

        Me gusta

  7. Jenny dijo:

    Me dejó anonadada leer este artículo, qué pena con este chico que con tanta facilidad miente a todos, creando falsas historias y sin ni siquiera pensar en las consecuencias que podría traer. Por otro lado, el poco trabajo que se dieron los editores de la revista Somos para corroborar lo dicho por el ilustrador.

    Me gusta

    1. Sergio dijo:

      Cierto. Quienes trabajan en Somos salen también malparados. No quiero ni imaginar cuántas otras notas más de esa venida a menos publicación serán verdaderas. Una lástima.

      Me gusta

  8. Ally dijo:

    Muy buena investigación, muchos hablan de un ensañamiento con el artista, sin embargo creo que el artículo va mas allá de develar las mentiras de un mitómano. Desde mi punto de vista es una cátedra de investigación a todos los periodistas improvisados que abundan en los medios peruanos. Un gran trabajo.

    Me gusta

  9. Un gran trabajo y un texto minucioso en detalles. Un ejemplo para todos los que hacen periodismo de investigación. Vaya casualidad que tengamos tantos casos parecidos en los últimos tiempos. El plagio (que también lo hay) o la invención de triunfos o logros ficticios es algo que debiera preocuparnos. Y se supone que estos tipos son educados, globalizados y con mundo. No son unos Acuña de pacotilla cualquiera . Felicitaciones.

    Me gusta

    1. Jorge Esteban dijo:

      claro, el soplón y el stalker es el periodista que hace su trabajo… y el ilustrador que miente para hacerse de guita, exponer en galerias con trabajos falsos, y hacer notas de prensa con un curriculum de fantasia… el es todo un artistas! pobre!!! #todossomoschristianhova no? no haz entendido como va la vida Bob!!

      Le gusta a 1 persona

  10. Excelente investigación, pero así es muchas veces hay personas que trabajan en base a la buena fe, pero de esta queda poco como acabamos de leer. En cuanto a Hova creo que tiene talento dibujando pero mayor fue el deseo de fama y renombre, porque si hubiera anhelado la gloria la hubiera construido en base a esfuerzo y honestidad.

    Me gusta

  11. Carlos Noriega dijo:

    Excelente artículo, buen trabajo de investigación, deja mal parado al Grupo Tromercio. Sería lamentable, pero no me sorprendería, que todo esto haya sido pensado así por el artista desde un inicio: sí nadie se da cuenta… bien!! los hago cholitos a todos y me marketeo como los grandes. Y si me descubren… mejor!! el escándalo me catapulta a la fama, luego pido disculpas y listo, ya medio Perú habló de mí y conoce mi obra. Que verguenza, al parecer este país está cada vez más lleno de Acuñas.

    Me gusta

    1. Elizabeth Hartley de Lopez dijo:

      Comparto tu opinion, estamos viviendo en Peru con una sociedad totalmente descompuesa, te has preguntado si los medicos del Minsa no son bamba, o los ingenieros o arquitectos que han construido edificio por doquier en una ciudad que puede sufrir un terremoto realmente lo son porque azangaro existe aun donde se hacen las mejores copias de titulos y las universidades creadas ultimamente sin ningun control, inclusive con aulas sobre chifas.,alguien controla y verifica esto?

      Le gusta a 1 persona

  12. Carca Peru dijo:

    Como Hova hay muchisimos. Lo que me impresiona es primerio su audacia y segundo que despues se reciclan. No hay sancion social.
    En teoria de juegos una esperaria que mientras no se cumpla que:
    (beneficio esperado del engan~o)<(sancion social esperada )x(probabilidad estimada de ser descubierto)
    esto seguira siendo comun.
    Lo que mas me gusto fue su :
    "No voy a hacer mas declaraciones sobre este tema, porque me siento muy afectado emocionalmente."
    Es una frase muy util, que puede ser usada desde por nin~os a quienes les descubran el plagio , pasando por maridos infieles, y hasta por presidentes coimeros. Yo la voy a hacer parte de mi repertorio(?sera suya la frase, o tal vez tambien plagiada?).

    Me gusta

  13. coco Monzón dijo:

    Da la impresión que el Comercio está acostumbrado a publicar mentiras ocultando toda verdad descubierta para dejar la duda al público y hacer creer que son los jueces de toda noticia que publica como verdadera, la prueba quedará oculta de la misma forma que las pruebas de los actos delictivos de los gobernantes de nuestro amado Perú

    Me gusta

  14. Juan Pablo López dijo:

    Excelente investigación, felicidades. ¿Cuántas personas con talento pero con ansia de éxito andarán por ahí? En temas culturales, quizá es un ámbito “inofensivo”, pero ¿qué hay de personas en medicina o temas más delicados?, que mintiendo ganen la confianza de lectores y tomen en cuenta consejos o algo que sí realmente pueda causar un daño a alguien. En fin, ojalá que su descubrimiento lleve a tomar conciencia que el éxito se imagina para buscar alcanzarlo, no para presumirlo antes de lograrlo.

    Me gusta

  15. SHIRLEY MB dijo:

    Me encanto leer tu publicación, me cautivo desde el inicio hasta el fin; por un momento sentí que estaba dentro, como si fuera una novela de detectives , enserio lo disfrute, gracias, excelente investigación.

    Le gusta a 1 persona

  16. Erick dijo:

    Es el artículo más increíble y con una gran investigación, pruebas, etc. con el que me he topado en muchísimo tiempo.
    Una tremenda decepción saber que alguien con talento, deba tomar este tipo de decisiones que terminarán por hundir su carrera. Aún no siendo la intención de este artículo, sabemos que la confianza es algo duro de ganar, y muy fácil de perder.

    Me gusta

  17. cristinaweiner dijo:

    Me da tristeza pensar lo que puede haber pasado por la cabeza de este hombre antes de crear esa fantasía. De ninguna manera es un comportamiento normal, requiere tratamiento profesional.

    Me gusta

  18. Enhorabuena porque hayáis desenmascarado a ese charlatán, aunque también me sorprende que ninguno de los medios de comunicación e instituciones culturales a los que timó hayan comprobado sus antecedentes laborales. Menudo follón que se armó ese tío, ahora que le pesen sus culpas.

    Le gusta a 1 persona

  19. Renecito dijo:

    Buenísimo, mientras lo leía me imaginaba todo como si fuera un documental de esos geniales, tipo el “Impostor”.
    En serio que el ilustrador mas que ser alguien que busca trabajo a base de engaños pareciera mas un mitomano que disfruta vivir su engaño.

    Excelente trabajo investigativo!!!!

    Le gusta a 1 persona

  20. Acá en Argentina tenemos un caso similar (no miente dónde hace sus publicaciones pero las copia descaradamente de famosos chistes de antaño creados por los más importantes dibujantes nacionales como Fontanarrosa o Quino), pero a diferencia de lo que le sucedería en otros países, aquí las masas no toman esto como una estafa y el “autor” continúa trabajando como si nada, y sigue, dos por tres, publicando algún dibujo plagiado a algún que otro grande del humor. Su nombre es Nik.

    Me gusta

  21. Inconcebible, no puedo imaginar lo que estará sufriendo este muchacho al verse descubierto. ¿Qué lo habrá llevado a sostener esta mentira siendo tan talentoso como es? ¿La ansiedad? No puedo comprenderlo, lo que hizo es incompatible con lo que hace.

    Me gusta

  22. Ruben Portilla dijo:

    Lo Patético que resulta a Patricia del Río, tratando de justificar tanto al mitómano como al grupo el Comercio. Lo ha hecho abiertamente, sin importar que este tipo de accionar destruye los valores éticos del periodismo y medios de comunicación.

    Me gusta

  23. Leo Z dijo:

    Exelente investigacion, esto pasa en varios paises, desafortunadamente no hay mucha gente dispuesta a exponerlos. Muchos venden la idea de ser expertos en algo que dificilmente entienden, repiten a medios de prensa y ellos publican sin verificar.

    Lo bueno de esto? Podemos obtener dibujos muy buenos a precios infimos, ya que dudo mucho que alguien lo contrate por un buen tiempo, asi que de algo va a vivir. Pero como la memoria colectiva es muy pequena, no seria raro volver a verlo en los medios como estrella.

    Me gusta

  24. Cesar dijo:

    Felicitaciones por el trabajo de nohemosentendidonada . Y me gustó la responsabilidad profesional al hacer la denuncia. Y no demostrar Coperativismo. Queda descartado el mito de perro no come perro Salud PERÚ y sus periodistas

    Me gusta

  25. Arturo Ayala Riaño. dijo:

    buenos días y agradeceré toda su información, quiero ser alumno de su prestigiosa escuela quisiera saber todo de como llegar a ustedes y como llegar a ser parte de ella.

    Me gusta

  26. nicolas dijo:

    gran investigación. me llamo la atención que solo te llevo 3 días descubrir la verdad, y escribir el articulo. no se si es oficio, o fuiste el único que se tomó en serio el trabajo. en fin. desconocia el blog. now follow. slds.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s